Panilelis y la conciliación laboral

Panilelis y jefes

¿Panilelis? ¿qué son los panilelis?

Los panilelis son los bichos más aburridos que existen, viven en las oficinas y no saben estar solos. Cuando llega la hora de irse a casa, pican a los jefes para que se vuelvan como ellos. Tras la picadura, los jefes empiezan a encargar tareas y hay que quedarse hasta muy tarde trabajando…

Panilelis atacando
¿Por qué en esta entrada de blog hablamos de unos bichos tan aburridos como son los panilelis?
Porque desde pililampos, queremos pediros vuestra participación en una campaña de micro-mecenazgo, mecenazgo o crowdfunding,¡las tres cosas son lo mismo!, que estamos realizando para obtener fondos y publicar el segundo cuento de pililampos, cuyo título es:
¡Es la hora de los pililampos!

¿A qué campaña nos estamos refiriendo?
Pincha aquí para ver la campaña

Si hasta ahora te hemos entretenido vía Facebook o a través de nuestras entradas de blog, te pedimos, por favor, que colabores de forma activa en esta campaña de mecenazgo y alcancemos entre todos el objetivo de 2.500 €.

¿Qué significa micro-mecenazgo, mecenazgo o crowdfunding?

 

Pililampos y niñosEs muy sencillo. Alguien, llamémosle “transformador”, tiene un proyecto y busca que en este proyecto se involucren personas generosas que quieran transformar y no estar siempre quejándose de la sociedad, es decir, ¡necesita que participes tú!
Nuestro transformador, podría haber ido a un banco y solicitar un préstamo pero, él quiere que te involucres tú, porque está convencido de que su idea es buena para todos y por eso prefiere obtener esta financiación a través de prestamistas independientes, ¡fuera bancos!, que simplemente simpaticen con la causa.
El transformador considera que la única manera de creer firmemente en una causa es dedicando a ella tiempo, dinero o las dos cosas.

Ajá, ya hemos llegado al punto que más duele… vayamos al grano ¿cuánto dinero me estás pidiendo?
De acuerdo, ¡vayamos al grano!
No necesariamente te estamos pidiendo dinero, aunque seamos sinceros ¡sin dinero no hay proyecto!
Si no puedes colaborar financieramente, en el proyecto, puedes ayudarnos distribuyendo la campaña entre tus amigos y conocidos. Quizá tú no puedas contribuir financieramente,en estos momentos, pero ellos sí.

Si por el contrario, puedes contribuir económicamente, lo que hace un proyecto de mecenazco o crowdfunding es crear “recompensas” para sus mecenas. Estas recompensas van desde cantidades asumibles, como puede ser recibir un cuento por 5 €, a cantidades más importantes como es adquirir una sesión de consultoría especializada que busca mejorar el clima laboral de una empresa ¡qué falta nos hace!

Solo los mecenas reciben recompensas y si reciben estas recompensas es como reconocimiento a la generosidad de su aportación, gracias a ellos, muchas personas se van a beneficiar del proyecto.

Y ya vamos acabando…
A medida que los mecenas van realizando aportaciones, nos vamos acercando más al objetivo de los 2.500 €.
Si llegamos al 90% de esta cantidad, ¡ya podremos ponernos en marcha con la edición del cuento y recibiréis vuestras recompensas! ¡Lo habréis conseguido!
Pero, si por el contrario no lo logramos, devolveremos una a una todas vuestras aportaciones (sin coste alguno).

los aburridos panilelis, seguirán viviendo en las oficinas y… ¡todos nos seguiremos quejando del poco tiempo que tenemos!

Aquí no hay dinero público, el estado no nos va a ayudar, tenemos que ser nosotros, los ciudadanos, los que decidamos si merece la pena un esfuerzo para editar un libro infantil que aborde, con mucho humor, una de las causas que más estrés y frustración nos está generando:

¡No tenemos vida personal y en estos momentos es mucho más fácil en España adelgazar que conciliar laboralmente y eso que adelgazar es prácticamente imposible…!

La conciliación laboral ha de ser un impulso para convertirnos en un país más productivo, más creativo y más feliz. No se trata de trabajar menos sino de trabajar mejor dirigidos y, convertir toda nuestra jornada laboral en una jornada productiva.

¿Cuántas veces te han pedido algo urgente que has tenido que realizar fuera de tu jornada laboral para darte cuenta después de que no era tan urgente o sencillamente… ¡no se va a utilizar!?

¿Estamos trabajando para crecer en facturación, en productividad y en satisfacción de los clientes o para calmar la ansiedad de nuestros jefes, e incluso la nuestra, pensando que de esta forma nos esforzamos más para conseguir cumplir con los objetivos? ¿Es útil y necesario para nuestros clientes tanto desgaste improductivo?

¿Qué hacemos entonces, nos seguimos quejando o contribuimos?

padres prisa texto
El cuento de ¡Es la hora de los pililampos! aborda de forma simpática y fácil la falta de tiempo que tienen los padres, o los adultos, para estar con los niños y da protagonismo a los niños ya que serán ellos quienes nos digan a los mayores, cómo se puede conseguir la conciliación…
Es un cuento divertido que ayudará a los padres y a los jefes de los padres a cuestionarse si el modelo de trabajo que estamos siguiendo es válido para los objetivos que todos tenemos y que son…

¡La conciliación no es un cuento, pero un cuento puede ayudarnos mucho!

Deja un comentario

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que tengas la mejor experiencia de usuario. Si continúas navegando estás dando tu consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies